US. Open

El US. Open con renovadas promesas de grandes emociones

Por estos días los golfistas del mundo entero posan sus ojos en el trazado de Shinnecock Hills, en Southampton, Nueva York.
Porque en ese sitio se desarrolla uno de los torneos grandes de la temporada: el Abierto de los Estados Unidos.
Cada uno hará su propia apuesta, cada uno tendrá su favorito.
¿Quién será este año el que levante la histórica copa el próximo domingo…?

Tiger acapara toda la atención. Y él alimenta a través de su juego ascendente de los últimos tiempos, y su enorme talento el deseo de sus fanáticos de verlo otra vez en un podio importante.
O tal vez se quede el título en manos de Dustin Johnson (campeón en 2016)
Pero, si hablamos de campeones tampoco se puede soslayar las presencias de Jordan Spieth, ganador en 2015, y Rory McIlroy, vencedero en 2016.
Un pasito más atrás en la consideración general, aparecen Justin Thomas y Rickie Fowler.  Los dos buscarán este año hacer historia y obtener su primer campeonato.

Cuando el Pato nos conmovió
¿
Se acuerdan de aquel 17 de junio de 2007…?
En el atardecer de Oakmont Country Club, y ante una multitud que veía casi incrédula que un cordobés, natural de Villa Allende, abrazaba bien fuerte contra su pecho la famosa copa que acababa de ganar.
A su lado, un resignado Tiger Woods, sólo atinó a saludar al flamante campeón.
A pesar de que luego declararía que tanto él (segundo a un golpe) como Jim Furyk, dejaron el camino libre a Cabrera porque ambos habían cometido errores no forzados.
El Pato con 37 años se transformó de golpe en el segundo jugador argentino y latinoamericano en ganar un torneo Mayor (después de De Vicenzo, en el Open Británico del 67°).
“Tuvimos la suerte de que un grande como Roberto marcara el camino para que nosotros podamos estar acá”, reflexionó Cabrera a modo de homenaje y agradecimiento al Maestro inmortal.
A muchos kilómetros de allí ese día las palabras pronunciadas por alguien que conoce como nadie a Cabrera retumbó en el alma del Pato hasta el infinito.

“Este triunfo lo sentí como si fuera propio”, sentenció el emocionado Gato Romero. Un hombre que hizo mucho en el pasado de Cabrera para que precisamente llegara a ese presente de gloria.

Ahora hay otros que deberán hacer su propia historia en el US. Open.
Es época de Emiliano Grillo, el joven chaqueño que posee una llamita que puede convertirse en poco tiempo en un verdadero fuego sagrado.
Con una veintena de años se encaramó en el puesto 25° del ranking a fines de 2016, y si bien luego retrocedió al puesto 73° en 2017, jamás dejó que las contrariedades que suele provocar el golf lo alejara del objetivo.

Ganar en el PGA no es cosa sencilla. Y lo hizo en Napa, California.

El puesto 52° del ranking le permite participar del US. Open 2018.

Quiere revancha de lo sucedido el año pasado en Erin Hills, Wisconsin, cuando tanto él como Cabrera y Andrés Romero no lograron pasar el corte.
Para eso se preparó. Trabajó duro para mejorar su relación con el putter. Ese putter que lo tuvo a mal traer hace apenas un tiempo.

Hagan sus apuestas señores: el Abierto de los Estados Unidos volvió abrir sus puertas al mundo.

Esta vez el campo de Long Island, de estilo links, recibe por quinta vez en su historia el magno torneo.

Desde sus entrañas saldrá el nuevo campeón.

¡A disfrutarlo!

Please follow and like us: